La Vitamina B3 (Niacina).

La vitamina B3 es una de las esenciales para el cuerpo humano. Ésta, al igual que el resto de las vitaminas de esta clase (vitaminas B), ayuda a convertir los carbohidratos en glucosa, para posteriormente ser quemados y convertidos en energía. Además, la vitamina B3 es esencial para la asimilación de las grasas y las proteínas. El complejo B juega ademas un importante rol en el mantenimiento de la masa muscular, la salud de la piel, el sistema nervioso, el hígado,  los ojos, el cabello y la boca.  
 

Esta vitamina es importante para ayudar a desechar elementos tóxicos o nocivos del cuerpo; y ayuda al cuerpo a producir, junto con las glándulas adrenales y otras partes del cuerpo, diferentes hormonas relacionadas con el sexo  y es de gran ayuda en los problemas de disfunción sexual. Es muy efectiva mejorando la circulación y reduciendo los niveles de colesterol en la sangre.

Además han sido desarrollados productos para el cuidado de la piel a base de niacina, los cuales tienen un efecto antiedad, ayudan al tratamiento del acné y a la prevención del cáncer de piel.

Esta vitamina la podemos encontrar en alimentos como la levadura de cerveza, la carne, el cerdo, el pavo, el pescado, el huevo, el maní; entre otros. Algunos de los síntomas de deficiencia de la vitamina B3 en el organismo son trastornos del sistema nervioso, como ansiedad, nerviosismo y depresión; y problemas del aparato digestivo lo que ocasiona mal aliento, diarrea, indigestión, llagas en la boca, etc.

Si llevamos una dieta balanceada y equilibrada, es muy posible que estemos consumiendo la cantidad de vitamina B3 necesaria para que nuestro organismo funcione correctamente. Los suplementos de esta vitamina deben ser recetados por un médico, ya que si se consume en exceso puede causar efectos tóxicos sobre el organismo.