Una de
ficiencia de vitaminas en nuestro cuerpo puede ocasionar una serie de síntomas que se manifiestan casi en todas las funciones de nuestro organismo, desde nuestro nivel de energía hasta en nuestro cabello y nuestra piel. Aquellas personas que no consumen suficiente vitaminas A, B1 y B2, por ejemplo, tienden a sentirse cansados, perder el apetito, padecen de estrés emocional y mental, labios partidos o resecos; entre otros síntomas.
 

Las principales causas de la deficiencia de vitaminas en nuestro organismo, se pueden atribuir a una dieta insuficiente, alcoholismo o a medicamentos que interfieren con la adecuada digestión y asimilación de las vitaminas. Si normalmente se siente cansado o sin energías, es probable que no esté ingiriendo las vitaminas que su cuerpo necesita para el día a día.

Puede ser muy difícil obtener todas las vitaminas y nutrientes que el cuerpo necesita de la comida, incluso si llevamos una dieta balanceada. Más aún, si existe algún tipo de restricción en nuestra dieta, es más difícil proporcionarle al organismo las vitaminas y minerales que necesita. Por ejemplo, las personas que sufren de alergias a algún tipo de alimento, o aquellas que poseen poco apetito tienen una mayor desventaja, pues es más difícil que consuman diariamente todos los nutrientes que necesitamos

En estos casos, se recomienda la ingesta de vitaminas y suplementos para proporcionar al cuerpo las cantidades que éste necesita. Por esta razón, para tomar las vitaminas, minerales y nutrientes adecuadamente, es necesario el consumo de suplementos vitamínicos; y éstos se deben elegir de acuerdo a nuestras necesidades y tomando en cuenta en que consiste nuestra alimentación diaria.

No obstante, existen una gran cantidad de vitaminas de las cuales nos podemos beneficiar, una de las más importantes es la B12, que eleva los niveles de energía y ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico. Otras vitaminas que deben ser incluidas en nuestra dieta normal son la vitamina A, C, D y E, ya que son muy importantes para llevar a cabo muchas de las funciones corporales básicas, como mantener la piel saludable, el crecimiento del cabello; entre otras.

El consumo de la cantidad de vitaminas necesarias nos asegura que nuestro cuerpo funcionará de la mejor manera posible, manteniéndonos enérgicos y saludables.

Los suplementos vitamínicos.